Publi: envíosCertificados: ahorra más del 60 % en tu partida de envíos. 100% legal
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema HISTORIA DE 9 DE JULIO (BS. AS.).

El instalación del primer hospital en 9 de Julio

20120801050140-hospital-de-campana.jpg

* Por Héctor José Iaconis.

Julio de Vedia al fundar el campamento militar en 9 de Julio, previó con antelación las cuestiones de carácter sanitario del nuevo campamento militar y la instalación de un hospital de campaña.

El 13 de octubre del mismo año, había dirigido una nota al ministro de Guerra y Marina, general Juan Andrés Gelly y Obes, con una lista de los materiales para las construcciones de cuarteles en el nuevo lugar. Allí solicitó también los insumos necesarios para el hospital, la casa del médico, la botica y el depósito: 100 varas cumbreras, 400 tijeras, 720 cañas tacuarillas, 200 varas costaneras, 4 grandes ventanas rejas para el hospital,  2 menores para la botica y alojamiento del médico, 3 grandes puertas para el hospital y el depósito, 2 menores para la botica y 4 para el médico, entre otros (1).

Además, junto con el contingente que arribó a Tres Lagunas, en octubre de 1863, se encontraba el médico militar Germán Vega, quien se convertiría en el primer facultativo en prestar servicio en el nuevo campamento, el primer médico en instalarse en el naciente pueblo y el iniciador, por así decirlo, de la historia de la medicina en 9 de Julio.

Para entonces, Vega contaba cuarenta años de edad y mantenía con Vedia una relación de estrecha amistad. Había llegado a la Frontera del Oeste, en 1855, cuando por razones de salud pidió ser enviado desde Tandil a Bragado. Cuando Vega se trasladó al nuevo campamento en Tres Lagunas es probable que su familia haya permanecido en Bragado; pues, al año siguiente, habría de nacer  su hija, que apadrinó Julio de Vedia y que fue bautizada con el nombre de la esposa de éste.

Si bien Vega trasladó buena parte del equipamiento médico existente en Bragado, procuró no descuidar, en la medida de sus posibilidades, la atención de aquel pueblo; por lo cual, eran frecuentes sus viajes desde un lugar al otro. La construcción del hospital era, sin dudas, imperiosa.

En novie

... (... continúa)

Buenaventura N. Vita, historiador de 9 de Julio

20110904211912-ilustrac.jpg

* Por Héctor José Iaconis

Muchas veces he recorrido, desde varios años atrás, los textos manuscritos y mecanógrafos, inéditos o impresos, completos o fragmentarios de Buenaventura N. Vita. Los he observado, primero con la inquietud de un adolescente que deseaba acercarse al pasado de su comunidad, en otras ocasiones, intentando hallar algún prurito de originalidad o una novedad luego de la relectura, y luego con la admiración de quien contempla una obra que, aunque perfectible, no deja de ser encomiable y de irradiar una luz que cautiva. Cada vez que penetro en un texto suyo parece surgir delante una novedad, algo nuevo, aún no revelado, que no había hallado en anteriores lecturas.

Las dos versiones que conocemos de Crónica Vecinal, el más extenso y trascendental de sus escritos, son la más viva expresión de un trabajo agudo y arduo. Si bien no son piezas de valor literario, pues la redacción tiende a poseer una sintaxis poco ágil que no por eso deja de ser límpida; ni tampoco una  obra ceñida estrictamente al rigor de la investigación científica, su indiscutible mérito  consiste en la propensión recurrente a presentar los acontecimientos de una manera nítida y veraz, acotada sobre todo a la inquisición de las fuentes documentales. Vita ofrece, de este modo, por primera vez, la historia de 9 de Julio a través de una relato llano que deja ver, incluso, el alma misma del ser nuevejuliense, el forjamiento de la identidad y de la idiosincrasia de una sociedad; y, de otro modo, también, aproxima al pensamiento mismo de su autor, un hombre amante de la verdad.

Los párrafos que siguen, de ningún modo puede considerarse un ensayo  biográfico acerca del primer historiador del Partido de 9 de Julio. Bien se ha dicho que el arte de la biografía está relacionado “con el destino del hombre”, con el “conocimiento del espíritu y de la penetrac

... (... continúa)

Las primeras industrias y la energía eléctrica en los orígenes de 9 de Julio

 * Por Héctor José Iaconis.

El29 de abril de 1852, en el periódico Los Debates, el general Bartolomé Mitre se refería al problema de las fronteras con al aborigen, que consideraba “una de las herencias que nos ha dejado la dictadura”[1]. En el prolongado artículo aprovechaba para explicar su pensamiento, a ese respecto. Sugería, así, el establecimiento de “colonias militares ganando terreno sobre los salvajes[sic]”[2], y el empleo de los efectivos de la milicia para los trabajos públicos en aquellos lugares donde se hallaban acantonados, entre otros aspectos.

En octubre de 1862, el general Mitre fue elegido presidente de la República. La seguridad de las fronteras, de la campaña de la Provincia, se convirtió en un proyecto esencial, entre los que se propuso desde el principio de la gestión. Ese proyecto encontró  acogida y solicitud en su ministro de Guerra y Marina, general Juan Andrés Gelly y Obes.

La consecuencia inmediata es la expedición de Julio de Vedia contra los ranqueles, realizada a fines de 1862 y principios de 1863. Las tropas llegaron hasta Leuvucó y Trenel y provocaron la desbandada de los indígenas que no pudieron evitar la perdida de por lo menos 50 hombres[3].

El comandante de Vedia, hermano político de Mitre, revistaba como jefe de la Frontera Oeste, con asiento en Bragado, desde mayo de 1860(... continúa)


HISTORIA DE 9 DE JULIO (BS. AS.): LA MASONERIA Y SUS HOMBRES

20060124161858-eustaquio-diaz-y-juan-saez..jpg

LOS ORIGENES DE LA PRIMER LOGIA MASÓNICA EN 9 DE JULIO. 1878-1882
Por Héctor José Iaconis.

No se pretende, desde la brevedad de esta nota, trazar una exposición acabada acerca de la Historia y la Evolución de la Masonería en 9 de Julio. Esa prolongada tarea la hemos iniciado hace ya bastante tiempo y su conclusión, ante la complejidad de la temática, reportará otro tanto.
Tampoco referiremos aquí acerca del objeto y los fines de esta sociedad secreta. Damos por entendido que los lectores podrán recurrir para ello a una abundante bibliografía existente al respecto y muy abundante en las páginas de Internet.
Aquí tan sólo nos permitiremos citar el origen de la primera Logia constituida en 9 de Julio.

LA FUNDACIÓN DE “IGUALDAD”
De ningún modo puede sugerirse que la francmasonería masonería aparece en 9 de Julio recién después de constituida la logia. Realmente, ésta está presente desde las horas mismas de la fundación del Partido; y, más aún, durante el período post fundacional (1870-1878).
No existen constancia de la existencia de una logia, anterior a “Igualdad”. En cambio sabemos que varios militares y civiles pertenecientes a esta sociedad ya vivía en estas tierras. Desde Julio de Vedia, propuesto en agosto de 1858 para componer la Logia “Confraternidad Argentina Nº 2”, y siguiendo por algunos jefes de frontera, componen una lista de masones afincados en 9 de Julio, en la comandancia militar o, más tarde, en el Fuerte “General Paz”.
Recién el 21 de junio de 1878, fue fundada la Logia “Igualdad”, en 9 de Julio, recibiendo el nº 61(1). Ese nombre, muy significativo para todo iniciado en los rituales de la masonería, le fue impuesto después de haber sido sugerido el de “Julio de Vedia”. Esta última designación debió ser rechazada por la Gran Logia de Buenos Aires, por tratarse del nombre de una persona aún viva(2).
El primero en ocupar el cargo de venerable maestro fue Raimundo Prieto, un vecino con bastante gravitación en la sociedad. Los restantes cargos le correspondieron a Hermenegildo Berdera, como 1º Vigilante; Nicolás L. Robbio, 2º Vigilante; Enrique Bouquet, Orador; Daniel Campillo, Secretario y Esteban

... (... continúa)

HISTORIA DE 9 DE JULIO (BS. AS.): LA MASONERIA Y SUS HOMBRES

20060123172429-egidio-magni.jpg

EGIDIO MAGNI.UN INTELECTUAL EN LAS POSTRIMERÍAS DEL SIGLO XIX

** Por Héctor José Iaconis

En la Historia de 9 de Julio, como en otras áreas del conocimiento histórico, existen temáticas que, quizá por su complejidad o por la escasez de los recursos documentales, son poco exploradas. El protagonismo de la Masonería en 9 de Julio, a cuyo estudio se encuentra abocado quien escribe esta nota, es aún un campo no abordado, y ciertamente, de importante valor, para la mejor comprensión de diversos acontecimientos acaecidos en el siglo XIX.
En efecto, en julio de 1878, fue fundada la Logia masónica "Igualdad", nº 61, del Valle de 9 de Julio, que pertenecía al Rito Escocés Antiguo y Aceptado, la cual operó hasta diciembre de 1902, en que fue declarada "en sueño" (en términos masónicos, significa haber dejado de funcionar como tal), y regularizada nuevamente en abril de 1910.
A esta Logia, en sus prolongados años de existencia, pertenecieron los vecinos más conspicuos de la entonces sociedad nuevejuliense: Nicolás L. Robbio, Tomás West, Raimundo Prieto, Enrique Bouquet, Eustaquio Díaz, Hermenegildo Sanz, Cayetano De Briganti, Nicolás Gallo, Ramón Monteverde, José Lavandeira, Nicolás Sibello, Genaro y Benigno Sainz, Alejandro Muzio, Miguel Vieta y muchos otros; tantos, que -para 1890- contaba con más de sesenta miembros.
A ese grupo de iniciados masones, aunque más tardíamente, se incorporó Egidio Magni, a quien, bien podríamos distinguir como uno de los más cultos habitantes de 9 de Julio, hacia finales del siglo XIX.
Bellano, es población italiana de la antigua Lombardia, situada en la rivera oriental del lago de Como, al pie del monte Gringa. En su cercanía forma imponente paisaje una cascada, de 64 metros de altura, por donde desemboca el río Pioverna, después de recorrer los Alpes Bergamascos y el valle Sassina.
En ese singular escenario geográfico, debieron transcurrir los primeros años en la vida de Egidio Magni.
Magni, nació en 1864, hijo de José y de Teresa Ravizza(1). Aunque son escasos los datos que pueden obrar acerca de su infancia, bien puede suponerse que debió educarse en el seno de una familia de sólida cultura. Su padre, era químico farmacéutico, de profesión; mientras que su madr

... (... continúa)

HISTORIA DE 9 DE JULIO (BS. AS.)

20060123171418-buena.gif

UN CURIOSO EJEMPLAR EN LA BIBLIOTECA DEL HISTORIADOR

** Por Héctor José Iaconis.

Promediando junio de 1936, Buenaventura N. Vita, por intermedio de su sobrino Oscar Luchini, envió ejemplares de su monografía "Crónica Vecinal de Nueve de Julio. 1863-1870", destinada a la participación en el Primer Concurso de Monografías sobre la Historia de los Pueblos de la Provincia de Buenos Aires. Esta obra fue premiada por el jurado y recomendada para su publicación, hecho que aconteció dos años más tarde.
En este trabajo, algo así como la primera parte de su prolongado estudio sobre la Historia de 9 de Julio, durante el siglo XIX, se ocupaba del análisis, si así cabe, de los acontecimientos sucedidos durante el período fundacional (1863-1870), dependiendo -en sus fuentes primarias- esencialmente del Archivo Municipal, por entonces, conservado en el mismo edificio de la Municipalidad.
Pero, además, emplea un corpus bibliográfico, para la época, bastante relevante, cuyo estudio particular resultaría extenso... Aquí, tan solamente, nos detendremos en una de esas publicaciones citadas por Vita, no sólo en la primera parte editada, sino también en sucesivos capítulos, aún inéditos.
Ese libro se trata de "Episodios del Ejército Viejo", escrito por el teniente coronel Dolveo Guevara.

UN LIBRO RARO
Al parecer, el libro de Guevara, al que nos referimos, y que Vita conocía bien por contar con un ejemplar en su copiosa biblioteca era, ya en 1936, un libro "raro", de no poca difusión.
Cuando se estaba preparando la impresión de "Crónica Vecinal... 1863-1870", Guillermina Sors de Tricerri, auxiliar principal del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires, dirigió a Vita solicitándole le enviara, para completar las citas de su monografía, la fecha y lugar de impresión de "Números y Líneas del Ejército Argentino", de Adolfo Saldías(1) y de "Episodios del Ejército Viejo", de Guevara(2). Evidentemente, si esta última hubiera resultado conocida o de consulta corriente, esa oficial archivista no hubiera recurrido al autor requiriéndole esos datos.
Por otro lado, en 1941, el historiador Carlos A. Grau(3) escribió a Vita solicitándo le informara el lugar donde había consultado "Episodios del Ejército Viej

... (... continúa)

LA PROTECCION DE LA INFANCIA DESAMPARADA

Por Héctor José Iaconis

En cierta ocasión, hace cerca de una década, llegó a nuestras manos un interesante documento. Al principio, sólo nos ocupé de relevarlo, sin advertir quizá el valor que podría contener, para un estudio de la realidad social de 9 de Julio.
Se trataba de un informe, elevado por el Defensor de Menores de esta ciudad al encargado de la Defensoría General de Menores de la Provincia de Buenos Aires, con sede en La Plata. El motivo principal, era poner en conocimiento de aquel funcionario las gestiones realizada por el primero, durante el período 1918-1919.
Frente al documento histórico, por más fidedigno que parezca su contenido, deben realizarse varios pasos previos hasta dejar por sentada su veracidad. Por lo más inmediato, puede ser menester preguntarnos: ¿qué ha querido expresar el emisor con ese texto? ¿en verdad ha creído en cuanto afirma?, ¿tuvo motivos para creer en lo que ha creído?.
Excepto algunas expresiones, las cuales podrían rozar el límite entre la opinión personal y la realidad objetiva, entendemos, el texto recoge una visión fehaciente concerniente al estado de los niños huérfanos y abandonados en 9 de Julio, y las gestiones en favor de estos, emanadas de la sede local de la Defensoría.

EL DOCUMENTO
Este protocolo –fechado en 9 de Julio, el 21 de enero de 1920- fue emitido por el Defensor de Menores, Cayetano De Briganti, quien se hallaba al frente de esa oficina desde octubre de 1918. Hombre septuagenario, había arribado al cargo con una larga trayectoria de más de dos décadas de servicios a la comunidad, en diversas tareas encomendadas por las instituciones sociales o por los particulares
El contenido está desplegado en siete páginas, escritas por el secretario Cándido S. Avila, sobre papel oficio rayado, con una interlínea de un centímetro. En su cuerpo, pueden advertirse cinco partes, algunas no tan bien definidas, pero identificable al fin: un breve introito, una referencia escueta acerca de los menores ubicados en distintos destinos, el funcionamiento de la oficina, las dificultades principales surgidas en las gestiones llevadas adelante por el defensor y las expectativas para el futuro.

LOS ME

... (... continúa)

HISTORIA DE 9 DE JULIO (BS. AS.)

CALLES Y AVENIDAS DE 9 DE JULIO. DENOMINACION E HISTORIA
PRIMERA PARTE

Pbro. FÉLIX COMPAIRÉ
Desde 1960 lleva el nombre del presbítero Félix Compairé, una de las avenidas de circunvalación de 9 de Julio.
Félix Compairé había nacido en Jaca, provincia de Huesca, España, hijo de Félix Compairé y de Pilar Jarne. Contaba sólo 13 años, cuando ingresó al Seminario Conciliar de Jaca, donde habría de cursar cuatro años de Latín y Humanidades, tres de Filosofía y cuatro de Teología. Mas tarde, entre 1891 y 1893 estudió Teología, los años restantes, en el Seminario de Lérida.
Ordenado sacerdote, el 30 de mayo de 1896, pronto le fueron confiadas importantes tareas ministeriales. Treinta y un días después de consagrado, fue designado coadjutor de la parroquia de Ruesta, hasta el 24 de octubre de 1897 en que tuvo destino como regente de la de Aciu. Entre febrero de 1898 y septiembre siguiente, debió ocupar la regencia de Abay.
A fines de 1899, por razones familiares, debió emigrar a la República Argentina. Por entonces, pasó a residir en la Diócesis de La Plata, donde se le encomendaron, primero, la tenencia en la parroquia de San Martín, desde febrero hasta mayo de 1900; luego, en Baradero, hasta febrero de 1901; y, por último, en Exaltación de la Cruz, como cura vicario, por lapso de tres años.
El 23 de abril de 1904, el obispo de La Plata, monseñor Juan Nepomuceno Terrero, le otorgó el título de “Cura Vicario de 9 de Julio”, arribando al pueblo, al día siguiente de su designación.
En sus funciones tales funciones, debió destacarse por la dedicación y el celo en el cumplimiento de su ministerio. No descuidaba la asistencia de los enfermos y los menesterosos, como tampoco la administración y el cuidado de su parroquia.
Gracias a sus gestiones, se realizaron en el templo parroquial importantes refacciones edilicias.
Trabajó, denodadamente, con el objeto de instalar un colegio confesional, un viejo anhelo que, su antecesor, no había alcanzado concretar. En 1910, después de arduos esfuerzos, logró fundar el Colegio Jesús Sacramentado, su obra más encumbrada.
Además, preocupado por los avances y el progreso sociales, durante algunos períodos, se desempeñó como secretario de la S

... (... continúa)

HISTORIA DE 9 DE JULIO (BS. AS.)

RESEÑA SOBRE LA HISTORIA DE LA E.E.T. N° 2
* Por Héctor José Iaconis

Desde la primera mitad de la década de 1920, hacianse sentir las necesidades de contar, en la ciudad de 9 de Julio, con una escuela de enseñanza técnica. Entonces, algunos legisladores proyectaron, aunque con poca propulsión, la manera de gestionar ante los organismos competentes la creación de una institución educativa de tales características. Hacia 1928, por citar, jóvenes de esta ciudad estudiaban (becados por la Municipalidad) en la Escuela de Artes y Oficios, de Bragado, entonces dirigida interinamente por el Prof.. José Piccaluga (1). Esto ocasionaba gastos considerables, pues los alumnos debían alojarse en cada pensión, además de cuanto importaban los traslados hacia esa ciudad (2). Las gestiones mas efectivas, para la creación de la ´escuela de preparación industrial´ fueron iniciadas por la comisión auxiliar 9 de Julio de la Confederación Nacional del Trabajo (C.G.T.). Su secretario, Horacio Italiano, en marzo de 1945, admitía que ´ ello beneficiaria, en lugar primero, a los hijos de los obreros, que al terminar los estudios primarios se encuentran sin orientación fija, frente al duro panorama de la existencia, debiendo, las mas de las veces, rodar por ahí como miserables ganapanes, si es que no se encaminan por la senda tortuosa del vicio y la degradación personal (3). Pero debía transcurrir casi un lustro hasta que, por gestiones del senador nacional Mayor (r) Alfredo J.L. Arrieta (cuñado del Presidente de la Nación en turno), la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional, del Ministerio de Trabajo y Previsión, accediera a la creación de una escuela fabrica en el partido de 9 de Julio. Para ello, y con la finalidad de ultimar detalles, a principios de junio de 1950, habiase trasladado a esta ciudad el Inspector de Enseñanza, Sr. Varela, quien con la asistencia de la Delegación Regional de la C.G.T., inicio la inscripción para el curso lectivo, procurando el alquiler de una vivienda donde funcionaria la misma. El 25 de Junio de 1950 (5) dio comienzo la actividad educativa de la Escuela de Aprendizaje y Medio Turno Nº 134 (sic), bajo la dirección interina de Dante Manuel Peters, y con un cuerpo de docentes y personal integrado por: Helio Augusto Amerio,

... (... continúa)

HISTORIA DE 9 DE JULIO (BS. AS.)

INDICE DE ALGUNOS DOCUMENTOS RELACIONADOS CON LA HISTORIA DE 9 DE JULIO, CONSERVADOS EN EL SERVICIO HISTÓRICO DEL EJÉRCITO
(1ª parte: 1863-1864)

1. Nota del 29-X-1863. Nueve de Julio. Coronel Julio de Vedia al general Juan Andrés Gelly y Obes. Informa que hace “dos días” que ocupa el paraje “Tres Lagunas”. Ha comenzado los trabajos para la construcción del nuevo campamento. Solicita se le imponga el nombre de “9 de Julio” [recibirá aprobación, con fecha 7-XI].
2. Nota del 30-X-1863. Nueve de Julio. Coronel Julio de Vedia al general Juan Andrés Gelly y Obes. Ha contratado horneros, a Martín Yanguardo y a Agustín Soto Mayor. Se les pagará 2000 pesos mensuales.
3. Nota del 2-XI-1863. Nueve de Julio. Coronel Julio de Vedia al general Juan Andrés Gelly y Obes. Solicita herramientas para los horneros y otros elementos.
4. Nota del 2-XI-1863. Nueve de Julio. Coronel Julio de Vedia al general Juan Andrés Gelly y Obes. Solicita, para sembrar en los campamentos y fortines que puedan establecerse, algunos elementos adjunta en una relación. Informa que cuenta con algunos bueyes.[Sele responde con la autorización de: 40 bueyes, 50@ de semilla de alfalfa y 12 arados].
5. Relación del 2-XI-1863. 40 novillos, 100 semillas de alfalfa del país y 24 arados completos.
6. Nota del 17-XI-1863. Nueve de Julio. Coronel Julio de Vedia al general Juan Andrés Gelly y Obes. Informa que se han iniciado los trabajos en los hornos. A los maestros horneros se les abona a cada uno, 2000 pesos.
7. Nota del 2-XI-1863. Nueve de Julio. Coronel Julio de Vedia al general Juan Andrés Gelly y Obes.
8. Nota del 3-XI-1863. Nueve de Julio. Coronel Julio de Vedia al general Juan Andrés Gelly y Obes. Se refiere a los Guardias Nacionales. A las licencias y relevos.
9. Nota del 17-XI-1863. Nueve de Julio. Coronel Julio de Vedia al general Juan Andrés Gelly y Obes. Se refiere al coronel Jacinto González y al teniente coronel F. Benítez, quienes indebidamente reportaban en esa frontera.
10. Nota del 23-XI-1863. Bragado. Coronel Julio de Vedia al general Juan Andrés Gelly y Obes. Informa que comprará dos carros.
11. Nota del 2-XII-1863. Nueve de Julio. Coronel Julio de Vedia al general

... (... continúa)

HISTORIA DE 9 DE JULIO

Una publicación italiana a fines del siglo XIX

 ** Por Héctor José Iaconis

Al emprender una investigación histórica relacionada con la evolución cultural e intelectual en 9 de Julio, una de las primeras fuentes –por así llamarlas- a las que se recurre, son los textos, libros o publicaciones periódicas con que el público lector se nutría. No es tan sencillo, en nuestro tiempo, acceder a ese valioso material, pues, no todo ha logrado preservarse; o, muchas veces, lo conservado puede no aparecer tan pertinente en el contexto de los estudios realizados.

De la primera biblioteca popular, lamentablemente, no existen volúmenes, en instituciones oficiales, claro está, ni tampoco los catálogos desde donde lograr reconstruir el contenido de ese acervo. Algunos años después de ser cerrada, los libros de la Biblioteca Pública del 9 de Julio fueron destinados a formar otra, pero fuera del partido de 9 de Julio.

Aún se conservan, sin embargo, una sensible cantidad de libros, que pertenecían a la Biblioteca “Florentino Ameghino”, del Colegio Cavallari, los cuales forman parte de los fondos bibliográficos de las bibliotecas “José Ingenieros” y de la Escuela Normal Superior, en su mayor parte. Entre estos, han sobrevivido algunos escasas piezas de la antigua Biblioteca “Sarmiento”, formada a instancias del Circolo Italiano.

También, quizá en menor escala, comparado con los otros, existen algunos ejemplares del siglo XIX en la Biblioteca de la Escuela Nº 1 “Bernardino Rivadavia”, de esta ciudad. Es de recordar que esa biblioteca, fundada con el nombre de “Bartolomé Mitre”, fue fundada a principios del siglo XX.

Proveniente de colecciones particulares existe un destacable material, digno de ser consultado, en los anaqueles de la Biblioteca Popular “Anastasio Prieto”. Desde una edición castellana de la obra

... (... continúa)

HISTORIA DE 9 DE JULIO

El analfabetismo en el siglo XIX, según algunas estadísticas

Por Héctor José Iaconis.

 

Existen algunos datos estadísticos que permiten conocer el grado de instrucción que poseían los habitantes del partido de 9 de Julio, en el siglo XIX. Ciertamente, estas fuentes permiten formar una idea, más o menos exacta, acerca de la formación del vecindario de ese aún incipiente pueblo, a poco de fundarse y, más tarde, en los años subsiguientes al período post-fundacional.

Entre esos datos estadísticos, hemos seleccionados tres, a saber:

  • El Censo Nacional de Población, levantado en septiembre de 1869.
  • El Censo Provincial, de octubre de 1881.
  • Y un cuadro estadístico, anexado a la “Revista de Educación”, de julio de 1882.

 UN ALTO INDICE DE ANALFABETISMO EN 1869

En 1869, escasos seis años de la fundación del partido, la población total de éste alcanzaba a 3.045 habitantes. Lo curioso, además del notorio incremento poblacional, considerando se trataba de una población fronteriza, recién consolidada, si puede afirmarse así, es el elevado porcentaje de analfabetismo, denotado al confrontar la mencionada cifra: De los 3.045 habitantes, sólo 202 varones y 165 mujeres sabía leer y escribir. A estos, debí agregarse otra cantidad, pequeña, de quienes sólo podían escribir(1).

Frente a estas cifras puede calcularse que el porcentaje de analfabetismo alcanzaba a 88 %. Por entonces sólo funcionaba una escuela, instalada en el pueblo, donde  asistían 31 varones y 33 mujeres(2).

EN EL CENSO DE 1881

Para 1881, el porcentaje de analfabetismo se había reducido al 66 %. En la totalidad del partido 1.605 habitantes podían leer y escribir, sobre un total de 7.832(3). De ésta última suma, por nacionalidad y en todo el territorio del distrito, podían leer y escribir 966 argentinos y 639 extranjeros; y no lo hac&iacu

... (... continúa)

RESEÑA SOBRE LOS ORÍGENES DE NUEVE DE JULIO

RESEÑA SOBRE LOS ORÍGENES DE NUEVE DE JULIO

* Por Héctor José Iaconis

El 12 de octubre de 1860, prestó juramento presidencial el general Bartolomé Mitre cuyo prestigio, tanto político como militar, venía tomando cuerpo desde su victoria ante el general Justo José de Urquiza en la Batalla de Pavón. Con Mitre se iniciaba en el país una organización constitucional, cuyo modelo se mantendrá el país lo suficiente como para marcar su influencia de modo gravitante.
Entre los proyectos de gobierno, trazado por Mitre, se encontraba la reorganización de la frontera con el aborigen, su extensión sobre los dominios del nativo. El llamado problema del indio no era novedoso entonces, pues ya desde la época de Rosas, y aún antes, se venían realizando expediciones, y fundando fortificaciones con el objeto de resguardar las líneas fronterizas.
 La comandancia de la Frontera del Oeste, en aquellos años se hallaba asentada en Bragado. Al frente de ella se hallaba el coronel graduado Julio de Vedia, quien pronto –gracias a sus avances sobre los Ranqueles- obtuvo la efectividad de su grado. De
... (... continúa)

LA FUNDACIÓN DE 9 DE JULIO SEGÚN UN ESPECTADOR

20060121165938-julio-de-vedia-8-iii.jpg

LA FUNDACIÓN DE 9 DE JULIO SEGÚN UN ESPECTADOR

*Nota preliminar y revisión por Héctor José Iaconis
 
NOTA PRELIMINAR
 
Es innecesario, y quizá poco novedoso, destacar el valor que poseería una llamada  Memoria de  Carballeda, escrita por quien arribara a estas tierras, hacia octubre de 1863, con las tropas del general de Vedia. Curiosamente, esta fuente, de incalculable valor para el conocimiento del pasado histórico de Nueve de Julio, ha sido tan poco citada, como difundida. Ocurre que, ya muerto su autor, en manos de Mariano Rumi, cuando este se hubo alejado de la ciudad, la Memoria jamás habría regresado a Nueve de Julio.
Al parecer, el primero -y tal vez el único- que pudo consultarla con fines historiográficos, por así decirlo, fue don Buenaventura Noé Vita (1884-1954). Desde su original, hacia 1920, pudo tomar algunos apuntes -parte de los cuales se conservaban en su archivo personal- hasta que su propietario la llevara consigo a Buenos Aires. A mediados de 1903, Emilio Carballeda publicó en el periódico «El Porvenir», a modo de Cr&oac

... (... continúa)



Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next